[Consciencia] ¿Por qué ladra mi perro?

¡Hola chicos! Soy Marga de Breocan Actividades Caninas y hoy vamos a hablar sobre «problemas» cotidianos que tenemos con nuestros perros en el día a día y cómo pretendemos solucionarlos.

Seguro que si convives con un perro, alguna vez has pensado ¿por qué ladra mi perro ahora? Porque ve otro perro, porque ha sonado el timbre, porque alguien pasa por la puerta, porque pasa un patinete, porque… y un largo etc.

Voy a coger este ejemplo de ladrar para explicaros algo que los que me seguís por redes o habéis leído otras de mis entradas vais a saber: la importancia de la comunicación.

¿Es malo que mi perro ladre?

Primero me gustaría contarte que ladrar es una forma de comunicación verbal que tiene el perro.

En esa comunicación puede ir un mensaje de aviso, de alerta, advertencia, miedo, emoción, alegría, etc.

Si eres observador, seguro que te has dado cuenta que tu perro tiene diferentes formas de ladrar dependiendo del momento en el que lo hace. Puede cambiar en que ladra fuerte, que ladra muchas veces, que lo hace en un tono más grave o más agudo, etc.

Todo esto que hemos comentado nos deja evidencias de que se trata de comunicación. Puede ser comunicación contigo, con otro humano, otro animal o una cosa.

Y aquí entramos nosotros que somos los que realmente tenemos el problema, no ellos.

Normalmente «nos molestan» los ladridos de los perros y pueden incluso ocasionarnos problemas con otros humanos o agobiarnos e intentamos poner remedios como sea.

Antes de seguir me gustaría decirte que estos problemas humanos, para el perro, no tienen sentido. Es como si ellos se quejasen de cuando nosotros hablamos, cantamos, nos reímos o alzamos la voz.

Entonces, ahora que hemos comentado porque ladran nuestros perros ¿Crees que es justo mandarlos a callar? ¿Crees que está mal que ladre? Te dejo estas preguntas para reflexionar.

¿Cómo puedo entender por qué ladra mi perro?

Ahora bien, para entender cuándo y por qué ladra tu perro vas a necesitar observarlo mucho.

Observarlo te ayudará a conocerlo muy bien y a la vez, crear una relación entre vosotros de confianza, basada en la comunicación para poder gestionar las situaciones en las que tu perro ladra.

Con esto vengo a decirte, que puedes entender por qué ladra tu perro pero no puedes controlar que tu perro ladre o no ladre.

Es decir, cuando tienes una relación con un ser, no tienes control sobre él, lo que tienes es comunicación. No se nos pasa por la cabeza tener el control sobre lo que dice o no dice, nuestra madre, pareja, amigo o quién sea. Lo que sí podemos pretender es comunicarnos y expresar si algo nos gusta o no nos gusta.

Por tanto, la solución es entender porque ladra nuestro perro y luego comunicarnos con él para gestionar la situación.

¿Cómo se si me estoy comunicando con mi perro o lo estoy controlando?

Para estar seguro de si estamos controlando o comunicándonos con nuestro perro, tenemos que analizar cómo es nuestra relación con él, igual que si se tratase de una relación entre humanos.

¿Y cómo hacemos esto?

Es fácil, cuanto “más a su bola» va tu perro contigo, es porque más tranquilo se siente, más confianza hay entre vosotros y realmente siente que puede expresarse tal y cómo es.

Cuando un perro no se muestra como es, es porque está inhibido y esa inhibición ha venido de una acción de control.

Este control puede haber venido sin tu ser consciente de ello. Por ejemplo una mala comunicación con tu perro en forma de castigo como gritar o pegar, es evidente que vamos a saber que es una mala experiencia.

Pero existen otras formas como tensión en la correa durante el paseo o un mal manejo de la misma, puede conseguir inhibir que se exprese libremente.

Esta falta de expresión o de ser él mismo puede venir reflejada en que deje de olfatear en el paseo, por ejemplo. Si cuando se para durante el paseo le decimos: no te pares para olfatear, sígueme, no te pares, vente a mi lado, etc. y seguimos insistiendo el perro termina por considerar y creer que olfatear no es bueno y por eso deja de hacerlo.

Este sería un claro ejemplo de inhibición por control, sin que a lo mejor ni si quiera te des cuenta.

¿Es sano cambiar el comportamiento de nuestro perro?

Para mi claramente, cada individuo tiene su personalidad y debemos quererlo tal y como es, sin intentar cambiarlos.

Hay cosas que no nos gustan del resto de seres humanos que viven con nosotros, pero ¿Por eso intentamos cambiarlas? Se supone que no, porque si te intentan cambiar, ya no serás lo que eras.

De hecho, te pongo un ejemplo para que lo entiendas super claro.

Si un miembro de la pareja cambia absolutamente todo del otro, el mundo desde fuera lo ve mal, porque dicen está persona era así y desde que esta con «fulanito» ya no hace tal y cual, etc.

Este comportamiento entre humanos se ve muy mal ¿cierto? Entonces te pregunto ¿por qué con los perros no?

Para terminar, quiero recalcar que ladrar es una comunicación, como gruñir y otros comportamientos que intentamos inhibir o controlar en nuestros perros.

Habrá cosas que nos gusten más y otras que no me gustan, pero no olvidemos que esto es normal, que nos pasa con otras relaciones que tenemos y forma parte de la convivencia.

Haz estas reflexiones cada vez que vayas a quejarte de algún comportamiento o conducta de tu perro: obsérvalo, respétate y respétalo a el también como individuo.

Si eres de Vigo, en Breocan, en nuestro centro canino al aire libre, hacemos actividades en clases individuales y en clases grupales para que podáis conoceros mejor y consigáis hacer crecer vuestra relación y vínculo mientras os divertís juntos. Pide cita para una primera sesión gratuita aquí.

Si no eres de Vigo, pero quieres que te asesore o te recomiende un profesional que pueda acompañaros que esté por vuestra ciudad, puedes escribirme un comentario por aquí o en el formulario de contacto.

Un abrazo, un beso enorme y nos vemos en la siguiente actividad.