Seguro que te ha pasado que has ido de paseo y tu perro ha visto algo en el suelo que se ha querido comer, fuera comestible o no. 

¿Qué has hecho en ese momento? ¿Lo has dejado? ¿Se lo has quitado? ¿Te ha dejado meterle la mano en la boca? ¿Te ha mordido?

Soy Marga de Breocan Actividades Caninas y voy a contarte en este artículo la clave para que tu perro confíe en ti y podáis gestionar de la mejor manera posible el soltar cosas de la boca. ¡Empezamos!

Los perros cogen cosas del suelo y es normal de su especie

Lo primero que quiero contaros es que, antes de pensar en qué hacer para que suelte lo que tiene en la boca o cómo hago para que no coja cosas del suelo, es que tu perro es un perro y se relaciona con el mundo por la boca, sobre todo, si es cachorro.

Cuando digo que se relaciona con el mundo por la boca, es porque no tienen manos y sus manos, son la boca. No todo lo que coja se lo va a comer, pero necesita experimentar texturas, durezas y cubrir sus necesidades de masticación. Tenemos que mimar mucho la boca de nuestro perro, respetarla y dejarlo que investigue siempre que sea seguro.

Dicho esto, tienes que pensar que, si tu perro encuentra un trozo de pizza en el suelo, para él va a ser un tesoro y se va a motivar muchísimo por el hecho de haberlo encontrado y de poder comérselo. Así de simple y de complejo a la vez. Y cuando digo pizza, digo cacas, digo cualquier otra cosa que a tu perro le parezca interesante. 

Asumir esto para nosotros, como humanos, es complicado, ya que es un comportamiento que hace que nos preocupemos por si es peligroso y que queremos evitar a toda costa. Por tanto, si te paras a pensar, estamos en una situación que a tu perro le flipa y a ti, te horroriza… ¿No crees que lo mejor es llegar a un término medio?

¿Cuándo le quito a mi perro algo de la boca?

Como te decía, quitarle las cosas a tu perro de la boca sin un motivo justificado no tiene ningún sentido. Si cuando él coge algo del suelo, tú invades su espacio y se lo quitas de la boca, sin más, tu perro no va a entender nada de lo que está pasando. Como consecuencia, el asociará rápido que en cuanto coge algo, tiene que correr y evitarte porque si no, se lo vas a quitar otra vez más. ¿Esto no es lo que queremos verdad?

Por supuesto, que con esto no me refiero a que si lo que coge es algo peligroso para él, por supuesto tenemos que sacárselo de la boca. Pero que no lo hagamos sin analizar la situación y lo que significa para tu perro que se lo quites, no. 

Lo ideal es que tú, como humano, hagas un esfuerzo por comprender este comportamiento de tu perro y lleguéis a tener una confianza, a través del análisis y de la observación para que si lo que coge es peligroso, tu perro acepte que se lo intercambies por otra cosa de valor similar o se lo cojas directamente. Y sí no hay peligro, puede disfrutar de su tesoro tranquilamente. Y sí, he dicho tener confianza para que tu perro acepte un intercambio de tu parte y no se convierta en un problema entre vosotros. Te explico cómo lo podrías hacer.

3 opciones para que tu perro suelte cosas de la boca

Ya sabemos que es fundamental que tu perro acepte intercambios y suelte cosas de la boca ante situaciones peligrosas y que esto no puede ser por la fuerza, sino de mutuo acuerdo, con respeto y comunicación. 

Así que te propongo 3 opciones que puedes plantearte y probar a ver cuál es la que mejor os funciona:

Entrenar la señal verbal

Podéis entrenar situaciones parecidas, empezando en ambientes controlados, de forma que cuando le digas a tu perro que no puede comer, por ejemplo, él acepte la situación y no coja lo que haya en el suelo.

Intercambio con otro objeto del mismo valor

Si tu perro suele comer todo lo que encuentra y la señal verbal no funciona, puedes probar a llevar siempre contigo otro objeto, puede ser o comida que pueda superar o igualar el valor de lo que vaya a encontrarse en la calle. De forma que negocies con él, de manera tranquila, ese intercambio por lo que tu tienes. 

Comunicación y confianza 

Esta es la opción que más recomiendo, pero también la que requiere más tiempo, conocimiento y confianza entre el humano y el perro. Puedes dejar que el perro explore libremente confiando en su buen criterio. Si encuentra algo que tú veas que puede haber peligro, le digas a tu perro que suelte para que compruebes si realmente puede o no puede comer eso del suelo. Si podía, finalmente se lo darás y reforzaréis ese comportamiento en equipo y si no, lo recompensarás de otra manera.

En definitiva, antes de sacarle nada a tu perro de la boca, analiza y observa si hay peligro y si es así negocia con él, sin hacer que vuestra confianza se vea afectada, para que podáis seguir disfrutando de cualquier actividad juntos y sin miedo.

Si no ves claro este tema y quieres que te ayude de manera personalizada contacta conmigo.

Un abrazo, un beso enorme y nos vemos en la siguiente.